Untitled Document

 

VIOLENCIA
CRIMEN ORGANIZADO
IMAGENES

 

Mara Salva trucha

Mara Salvatrucha , MS-13 o "MS" son nombres con los que se conoce a una agrupación de jóvenes pandilleros, conformada en su mayoría por inmigrantes, principalmente de El Salvador , que llegaron al estado de California EEUU , a principios de la década de los años ochenta , huyendo de las condiciones creadas por la cruenta guerra civil en ese país centroamericano ( 1979 - 1992 ), en una época en que al menos tres países de la subregión estaban en pleno conflicto político y militar.

Posteriormente se extiende a muchas ciudades de Estados Unidos e incorpora a otros grupos de migrantes de otros países de América Latina , como Honduras , México , Perú , Ecuador y Guatemala , que se han concentrado históricamente en California.

 

Las acciones delictivas desarrolladas, como la violencia contra otras pandillas en ciudades norteamericanas, principalmente la conocida como la "18" (integrada mayoritariamente por migrantes mexicanos), generó la respuesta represiva de las autoridades policiales y de inmigración de EEUU, que rápidamente optaron por encarcelar a sus miembros y deportarlos hacia sus países de origen, lo que refuerza en estos el problema social de la delincuencia.

Existe pues una transculturación del fenómeno social, que lleva a algunos a afirmar que su origen se encuentra en la repatriación de individuos que llevan con ellos el germen de tales pandillas

La palabra "Mara" es el equivalente centroamericano a lo que en España sería "pandilla" "colla.", esto es

 

grupo de amigos de la misma colonia, pueblo o del mismo instituto o escuela ("maras de estudiantes" y no tiene nada que ver con la palabra "marabunta"). La Mara 18, efectivamente, al igual que la Mara 13 o Salvatrucha, nacen en Los Ángeles (Estados Unidos) en las calles 13 y 18 como respuesta defensiva ante la sociedad anglosajona, blanca y protestante . Son parte del fenómeno de pandillas de diferentes etnias en esas mismas calles que nacieron en los 60s. Efectivamente, las maras se crean en El Salvador, Guatemala y Honduras y en menor medida en México con la repatriación de salvadoreños de pasaporte, pero que habían nacido y se habían criado en los EE.UU. De esa trasculturización arranca el fenómeno que hoy en día supone el mayor peligro para las democracias de dichos países.

La palabra "salvatrucho" es el equivalente a "salvadoreño espabilado", también hay quienes opinan que es la unión de grupos salvadoreños y hondureños (catrachos) con raíces en la palabra xatruch" nombre de un general hondureño de la antigüedad, la raíz mas probable de esta palabra es "xatrachos" que unida a salvadoreños conforman la nueva palabra "salvatrucha". Posteriormente tienen entrada ciudadanos de otros países, especialmente guatemaltecos y mexicanos.

En realidad el número 13 viene del paralelo 13 y no de una calle de Los Ángeles, dando a entender el significado de las raíces no mexicanas.

 

Raíces sociales

Por su conformación social tanto en su lugar de origen como en su lugar de destino, de jóvenes sin oportunidades laborales, sin educación, sintiéndose excluidos en sus países de origen y sin mayor aceptación en el país receptor, son caldo de cultivo ideal para el crimen organizado que les encarga tanto de manera directa como indirecta, realizar sus acciones delictivas de todo tipo, desde pequeñas actividades a nivel de barrios o vecindarios, hasta acciones tipo comando de asaltos o crimen por encargo, ligado a actividades de drogas, su comercialización y las disputas de mercado entre bandas rivales.

En general se trata de un producto social originado por el sistema que ha excluido a inmensas mayorías de nuestros países, sin tener propuestas válidas y múltiples para el futuro de las mismas, las que hacen lo que se puede para sobrevivir, incorporando el producto de una guerra, el aprendizaje en el sub.-mundo del crimen organizado, la transculturación de los deportados y las mismas condiciones de exclusión que continúan vigentes en cada lugar.

Como tales condiciones continúan vigentes, ahora se aprecia que siendo tan numerosas, ampliamente distribuidas en los diversos territorios y con la necesidad imperiosa de sobrevivir, han ido posicionándose de lugar propio en las actividades ilegales en general, por lo que son tomadas por los organismos de seguridad como parte del crimen organizado, utilizando contras ellos los mismos métodos de combate para su diagnóstico y tratamiento, tanto policial, de seguridad, servicio de inmigración, político y social.